Mulholland drive de David Lynch

| 7/2/2006 | 1 Comment

Si hasta el momento siempre hemos encontrado el café en escenas en las cuales los protagonistas de las películas intentaban crear un mejor ambiente para sentirse más cerca entre si y poder iniciar un diálogo más próximo, en Mulholland drive tenemos un ejemplo de todo lo opuesto.
David Lynch no por casualidad es un director que nos obsequia con películas que se salen de lo normal, abordando las relaciones personales desde perspectivas tal vez poco comunes.
En la escena que nos interesa de esta película se crea una tensión tan enorme a causa de una taza de café, más bien de la persona que va a tomarla, que todos los que allí están pendientes de ese espresso terminan perdiendo los nervios.
No creo que pueda encontrarse en ninguna otra película una escena semejante en la cual esa taza de café mantiene a todos los que allí están reunidos espectantes de la opinión sobre la calidad de la bebida.
Si nunca antes vió Mulholland drive tenga en cuenta que necesitará por lo menos verla dos veces para poder comprenderla. Aunque si lo desea puede partir con una pequeña ventaja-ayuda: la historia de la película está construida de forma circular y los personajes pueden encontrarse consigo mismos en ese círculo.

Tags: ,

Category: El café en el Cine

Comments (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. lishe dice:

    Una película encantadora!. La película tiene algo que aunque no la entiendas te engancha de una manera fenomenal. Me parece un obra maestra, de verdad.

    Gracias!

Deja un comentario