El café espresso en casa: cafés cortos y largos (II)

| 1/5/2010 | 0 Comments

Las cafeteras espresso que podemos encontrar en el mercado incluyen en ocasiones unos botones especialmente pensados para preparar cafés cortos o largos. Estas opciones a veces confunden, o incluso están de más para quienes desean simplemente tomarse un café que no sea ni corto, ni largo.
También hay cafeteras que dejan a nuestra elección la cantidad de café que se va a servir en cada caso, o más bien la cantidad de agua que pasará a través de la cápsula de café. Sin embargo, incluso en estos casos podemos encontrarnos con cápsulas que están creadas para hacer cafés cortos o largos, y de nuevo aparecen las dudas sobre la cantidad de agua que tendríamos que utilizar para hacer el café.
Hay otras cafeteras más avanzadas que nos dan la opción de que seamos nosotros quienes programemos la cantidad de agua que se le asignará al café corto y al café largo. De nuevo podríamos tener la duda de siempre, ¿qué cantidad de agua se suele emplear en los cafés cortos y qué cantidad en los cafés largos?.
La respuesta va a ser muy fácil de darla y además vamos a utilizar el sentido común unido a la intuición.
El sentido de tomar un café corto se encuentra en el deseo de tomar poca cantidad pero con un sabor y aroma intenso. Quien tiene por gusto tomar este tipo de cafés no quiere pasarse media hora bebiendo ese agua coloreada que se sirve por litros en los llamados cafés americanos. De uno o dos sorbos puede acabar con su café.
Por lo tanto un café espresso corto puede tener en torno a 20 ml de agua.
Para elaborar el café corto se utiliza entre 7 y 9 gramos de café.
El tiempo que puede tardar en prepararse rondará los 15 a 20 segundos.

Si somos aficionados a los cafés cortos lo lógico es que utilicemos vasos muy pequeños, con una capacidad que no sea superior a los 100 ml, y a ser posible que se sitúe en torno a los 50 ml.
En la fotografía puede ver  un café que en esos momentos es un espresso corto.

Tipos de espresso: corto, medio, largo.

Los espressos normales tienen un contenido de agua aproximado de 30-35 ml aunque siendo muy generosos, tal vez demasiado, podríamos situar el límite en los 40 ml.

Los espressos largos son los que elaboraremos con más de 40 ml de agua. Pueden tener en torno a 60-90 ml de agua.

Además tenemos que considerar, sobre todo a la hora de comprar tazas o vasos apropiados, que si nos gusta añadirle leche al café la capacidad tiene que ser ligeramente superior a la anteriormente mencionada.

Para elaborar cafés espresso medios o largos, con espuma de leche, lo aconsejable es utilizar vasos o tazas de 100 a 150 ml de capacidad.



Café

Tags:

Category: Curiosidades del Café

Deja un comentario