Café salado – Diccionario del catador (IV)

| 1/3/2006 | 0 Comments

El título de este artículo no debe de llevarle a confusión, está claro que al café no hay que añadirle sal sino azucar. Sin embargo como en el caso de los otros artículos relacionados con las catas del café nos movemos en un terreno en el que más que en el aroma o sabor manejamSal en el caféos recuerdos de esas sensaciones.
Es evidente que un café con un sabor a frutas muy marcado no resultaría agradable ya que perdería su propia identidad, no ocurre lo mismo con un café afrutado, lo mismo podemos decir con el resto de sensaciones que vamos a asociar a la degustación del café.
En este caso el sabor salado podemos decir que no es nada frecuente pero si puede llegar a encontrarse en ciertos cafés debido a la presencia de una alta concentración de sales como los nitratos, cloruros o sulfatos.
Puede deberse también a la presencia de achicoria en la mezcla del café.
Como nota adicional podemos citar que el café salado, cuando realmente se le añade sal al café, se utiliza en casos de embriaguez.
No es por lo tanto este matiz salado muy apreciable en esta bebida.

Tags:

Category: Catas de café

Deja un comentario